jueves, 13 de marzo de 2014

Ingeniería social: Reescribiendo las hemerotecas

En la novela 1984, Orwell describe un mundo gris y oscuro dirigido por un gobierno cuyo Ministerio de la Verdad tiene el cometido de reescribir las hemerotecas y biografías un día tras otro, para que los hechos históricos no contradigan al discurso oficial coyuntural.

El escudo de Guipúzcoa desde 1513 hasta 1990 estaba formado por tres árboles sobre unas olas de plata y azul, la imagen de un rey sentado en su trono y doce cañones. La imagen del rey está en el escudo desde 1466 y, según dicen los especialistas en heráldica, representaría a alguno de los reyes de Castilla que tuvo especial relación con Guipúzcoa, quizás Alfonso VIII o Enrique IV, que era el monarca que reinaba cuando se añadió la imagen regia al escudo.

Los doce cañones se añadieron en 1513 por decisión de la Reina Juana la Loca en conmemoración de la batalla de Velate. En esta batalla o escaramuza, que tuvo lugar en el puerto de igual nombre a finales de 1512, los guipuzcoanos, fieles a Fernando el Católico, atacaron a las tropas franco-navarras que se retiraban después de haber fracasado en su intento de conquistar Pamplona, que, con la Navarra del sur de los Pirineos, ya se había incorporado plenamente a la Corona de España.

En Velate los guipuzcoanos, entusiastas defensores de los intereses del Rey Católico, provocaron la fuga de las tropas enemigas y se apropiaron de unos cuantos cañones.

Aunque durante quinientos años los guipuzcoanos hayan tenido esos cañones en su escudo, los nacionalistas de nuestro tiempo no pueden tolerar que la realidad les estropee su fantasía. Para ellos, que quieren demostrar que Navarra es parte indisoluble de su País Vasco mítico, el hecho de que los guipuzcoanos atacaran a la facción de los navarros que no estaban de acuerdo con la unión de Navarra a España les resulta insoportable. Y que el escudo lo recordara constantemente, aún más insoportable.

Por eso, en 1990 eliminaron los cañones del escudo. Y ya puestos a eliminar, en ese mismo momento también eliminaron la imagen del rey, aunque llevara aún más años en el escudo de Guipúzcoa. Porque mantener a un rey de Castilla en el escudo de Guipúzcoa es reconocer la secular e íntima relación de la provincia vasca con el resto de Castilla y de España.

Y ya se sabe que la fantasía nacionalista se sustenta en el mito de que los vascos (guipuzcoanos incluidos) han pasado siglos resistiendo a los invasores españoles que les han oprimido con saña y crueldad.

http://www.abc.es/espana/20140303/abci-aguirre-nacionalistas-201403031256.html

Comparación del escudo de Guipúzcoa, antes y después del borrado de la historia que llevan a cabo los nietos del transtornado Arana
Comparación del escudo de Guipúzcoa, antes y después del borrado de la historia que llevan a cabo los nietos del transtornado Arana.
 

2 comentarios:

  1. Amigo República Bananera haces bien en dar difusión a este artículo de la Espe porque es harto elocuente de las manipulaciones peneuveras.

    Yo lo publique, también, en mi blog, no hace mucho, citando a su autora.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que paradoja! Los vasquistas, firmes defensores de "lo vasco", eliminan algo que es vasco. Aunque por otro lado en el mundo vasquista todo es posible, y al igual que un indígena no es vasco si planta cara al vasquismo mientras que un angoleño es un "nuevo vasco", puede ser que lo que representa(ba) ese escudo o incluso el mismo escudo no lo consideren vasco.

    Tampoco le vamos a pedir mucho, al fin y al cabo los de las pistolas y los recojenueces no se ponen de acuerdo sobre como se llama la cosa que quieren construir, que espacio geográfico que abarca la cosa, quienes son los naturales de la cosa,...

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.