viernes, 12 de julio de 2013

Rubaljoy

Rubaljoy nos propone dos reformas. Ambas propuestas igualmente de creíbles que lleguen a materializarse.

Empecemos. Rajoy propone adelgazar el mastodóntico estado:
  • Rajoy lleva 20 ó 30 años viviendo del mastodóntico estado.
  • Tendría que dar muchas explicaciones a los señores feudales de su partido, los cuales harían cola en su despacho pidiéndole una compensación y condecorándole a toda la gente a la que le debe favores.
  • Reduciría su poder y acortaría distancias con el poder de sus adversarios.
Rubalcaba nos propone estado federal. ¿En que se diferenciaría un modelo federal del estado de las autonomías? La dinámica cambiaría completamente:
  • En un sistema federal las competencias que recaen en las autonomías se delimitarían en la constitución y no en los estatutos de autonomía como pasa en el estado de las autonomías.  Como consecuencia todas las autonomías dispondrían de las mismas competencias, un punto que sería rechazado de plano por los los partidos nacionalistas.
  • Otra consecuencia del punto anterior es que la transferencia de competencias en cualquier dirección requeriría una reforma constitucional, y en última instancia un referéndum El reparto competencial ya no sería fruto de una negociación de espaldas al soberano entre los políticos A y B por el que A acepta transferir unas competencias a cambio de que B vote a A en la sesión de investidura, esto es, una operación de compra-venta entre dos políticos, sino un asunto constitucional que debería ser aprobado por el soberano. Por tanto dejaría de ser una operación de compra-venta por la cual A se asegura su investidura. Esto implica una perdida de poder de la casta política y una aumento del control del soberano sobre el estado, no es muy difícil de adivinar que ningún partido lo admitirá
  • Se podrían realizar comparaciones objetivas entre las autonomías ya que todas las autonomías dispondrían las mismas competencias. Esto implica mayor transparencia, palabra por la que la casta política odia. Sería más difícil presentar comparaciones distorsionadas.
  • Las reformas de los estatutos no requerirían aprobación por parte del parlamento nacional. Sin duda algo que no sería de agrado del PPSOE, en especial del PP.
  • Las leyes nacionales serían sagradas. Las leyes nacionales prevalecerían sobre las autonómicas en caso de discrepancia.
  • En general introduciría eficiencia, organización, transparencia,... algo que va contra los intereses de la casta política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.