sábado, 28 de febrero de 2009

Circuscripciones uninominales vs circuscripción única

Circunscripción única

Ventajas
  • La representatividad es absoluta por partidos: si un partido tiene un 30% de votos obtendrá aproximadamente un 30% de los escaños (siempre que no se metan sistemas como D'Hont de por medio).
  • El llamado "voto útil" desaparece.
  • Mayor posibilidad de que un nuevo partido adquiera representación rápidamente.
Desventajas
  • El diputado lo es por que el partido a si lo ha decidido, lo que lleva a un distanciamiento entre representante y representado.
  • ¿Como se gestiona una lista electoral de 300 sujetos?
Circunscripción uninominal

Ventajas
  • Poco distanciamiento entre representante y representado: cada diputado sabe a los votantes de que distrito concreto representa. Los votantes de una circunscripción saben quien es el diputado que les representa en el parlamento con nombre y apellidos.
  • Listas necesariamente abiertas, puesto que no existen listas como tales al ser proclamado un único diputado por circunscripción.
  • "Facilidad" para la aparición de independientes.
Desventajas
  • La poca representatividad a nivel de partido. Se reproduciría el mismo femónemo que se producen con las circunscripciones provinciales: dos partidos a igual número de votos no obtiene el mismo números de diputados, en algunas ocasiones con variaciones de varios múltiplos.
  • Las minorias de una circuscripción no tendrían representación, incluso a doble vuelta. Reproducción del mismo fenómeno que sufrimos ahora: un partido a nivel nacional puede obtener una cantidad considerable de votos, pero al no ser mayoritario circuscripción a circuscripción, puede incluso no tener escaños.
  • Aparición del "voto util".
  • Confección del mapa de circuscripciones: todas las circuscripciones han de tener el mismo número de votantes.

Hay otro posibilidad intermedia entre ambas, el Alemán. El 50% del parlamento alemán se elige en circunscripción uninominal y el otro 50% por partidos. Los votantes tienen dos votos a emitir, uno para elegir al diputado que quieren que represente a su circunscripción y otro a una lista electoral por lander.

4 comentarios:

  1. La proporcionalidad nunca puede ser absoluta, un estado que tuviera un sistema proporcional casi puro, (como Italia antaño), sería ingobernable. Los elementos correctores como el método D’Hont u otros similares son inevitables en un sistema electoral proporcional de circunscripción nacional.

    En realidad, los inconvenientes del sistema mayoritario uninominal son otros:
    -Las minorías de cada distrito no obtienen representación. Y esas minorías pueden llegar al 49,9%.
    -Enlazando con lo anterior, si uno vive en un distrito que es feudo de un determinado partido de ideología opuesta a la propia, donde el resto de formaciones tienen escasísimas posibilidades de ganar el escaño, ese ciudadano seguramente se quedará en casa el día de las elecciones legislativas. Dicho de otra forma, el sistema mayoritario fomenta la abstención.
    -Si la fijación de distritos no responde a un criterio territorial fijo, entramos en la arbitrariedad más absoluta. El resultado electoral depende en gran medida de la voluntad de quienes cocinan el mapa de distritos cada vez.
    -El candidato a diputado por un distrito también depende del partido. Si el cabeza de partido designa a dedo a los candidatos de los distritos, igual que designa a dedo a los componentes de una lista, el futurible diputado le debe el cargo también al jefe del partido, porque difícilmente hubiera conseguido el escaño siendo independiente o de un partido minoritario. Es decir, aquí lo que hay que prestar atención además, es a la forma en la que un candidato llega a serlo. No puede elegirlo el cabeza de partido, sino los militantes de forma directa.
    -El sistema mayoritario uninominal no garantiza per se el control del diputado o senador por parte de los electores.

    ResponderEliminar
  2. La representatividad es absoluta en el sentido de que no hay distorsiones ocasionadas por sistemas de RP por provincia.

    A mi me empieza a gustar el sistema Aleman.

    Voy a añadir tus comentarios a la lista.

    ResponderEliminar
  3. No, no, el problema no es el número de votantes de cada circunscripción. Nunca podrá ser el mismo nº, podrá ser, como mucho, parecido. Pero aunque pudiera ser exactamente el mismo nº de electores en cada distrito, inevitablemente, en algunos habría más participación que en otros. Con lo cual, si por ejemplo hay 350 distritos de 100.000 electores cada uno (la población con derecho a voto son 35.000.000 aprox.) y en un distrito votan 20.000 electores y en otro votan 90.000, es evidente que el voto de los electores del primer distrito vale más que el voto de los del segundo distrito. Por lo tanto, la igualdad de voto jamás sería alcanzable...a no ser que el voto del diputado o senador valiese tanto como número de votos haya recibido. Ese sistema cada vez me gusta más, pero con escrutinio mayoritario, tendríamos el problema de que las minorías se seguirían quedando sin representación.

    En cualquier caso, no me refería a eso cuando hablaba de la configuración de los distritos. Si el mapa de distritos lo elabora en cada convocatoria electoral un comité electoral designado para ello, depende en gran medida de ese comité el resultado de esas elecciones. No tanto por el nº de electores, sino por la configuración de distritos en sí.

    Por ejemplo, ¿por qué debe haber una circunscripción electoral integrada por Deusto y Uribarri y no una de Deusto y Abando o de Uribarri y Abando? Los resultados electorales serán distintos dependiendo de la combinación que por la que se opte para la creación de dicha circunscripción. Por eso yo defiendo que las circunscripciones electorales deben tener una base territorial fija, para evitar arbitrariedades de ese tipo.

    ResponderEliminar
  4. R.Rojigualda,esos inconvenientes que nombras no son inherentes al sistema mayoritario,puesto que pueden ser evitados con diferentes métodos.Los dos primeros que nombras pueden ser evitados con una segunda vuelta entre los más votados. Además,cuando dices "las minorías no obtienen representación",creo que sería más adecuado decir "algunas propuestas minoritarias no obtienen representación" puesto que una de las ventajas del uninominal es que se eligen candidatos concretos con propuestas concretas,y los candidatos,para obtener la mayoría de votos ,recogen propuestas minoritarias.La fijación de distritos debería hacerla una comisión independiente.Y respecto a los dos ultimos inconv. que nombras,podrían ser evitados con la mayor virtud del uninominal,que es la posibilidad de revocación del cargo.Un buen mecanismo de revocación provocaría que los diputados impuestos por los jefes de un partido grande,aunque sean elegidos en el distrito,si son malos o desleales,serán revocados en poco tiempo.Esta posibilidad de revocación garantiza el control de los electores a su diputado,lo que le hace un sistema electoral muy superior a los demás.

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.