sábado, 25 de octubre de 2008

El Ayuntamiento de Bilbao gira al fascismo

El Ayuntamiento nos ha comunicado a los bilbainos que ha aprobado un plan con el objetivo de normalizar el euskera y que el euskera sea la lengua vehicular de nosotros. Si si, han leído bien, el Ayuntamiento ha decidido que es anormal que los ciudadanos no hablemos euskera y que debemos de comunicarnos en euskera. Fascismo puro y duro, al más viejo estilo de tiempos pasados. Parece que se les olvida que la administración está para servir al ciudadano y no para satisfacer los caprichos políticos del gobernante de turno. Yo, bilbaino, seguiré hablando en el idioma que me salga de los cojones, por mucho que el Ayuntamiento lo considere anormal. Si hay algún anormal es aquel que se atreve a decretar que los demás somos anormales.

http://www.adn.es/local/bilbao/20081023/NWS-0320-disfrutaran-pequenos-euskera-aulas-fuera.html

Pocos días antes había anunciado la subida de los impuestos un 4,7% y la reducción de las obras públicas. Esta visto que para servir al ciudadano no hay dinero, pero si para supervisarnos, para la propaganda y para repartir entre los amigotes (lo que denominan subvenciones).

13 comentarios:

  1. De Azkuna no me esperaba otra cosa, pero ¿qué clase de periódico titula semejante liberticidio diciendo que "los más pequeños disfrutarán del euskera fuera de las aulas"? ¿Es que ahora a la imposición se le llama disfrutar?

    No sabía que eras de Bilbao, pero ahora que lo sé no me resisto a preguntarte ¿qué opinas del cupo vasco y de la aportación navarra?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, ay, España, España! ¡Bendito el que te libre de tus caudillos salvapatrias!

    ResponderEliminar
  3. De la aportación Navarra no puedo opinarte, no soy navarro y no se muy bien como está montado.

    Empezaré aclarando una cosa: el llamado cupo vasco no es tal. Cada provincia recauda por separado el IRPF. Cuando hago la declaración de la renta la hago ante la Diputación de Vizcaya, los papeles llevan el membrete de la Diputación y se me aplican las tablas de retenciones aprobadas por la Diputación.

    El concierto económico tiene más de 100 años. Y se puso en macha por que en su momento era la forma más eficaz de que el Estado recaudada impuestos en Vizcaya. También es cierto, si no me equivoco, que en aquella época quienes paganan tributos eran los territorios y no las personas.

    Posteriormente hicieron aparición el engendro de las autonomías y es cuando apareció el mal llamado "cupo vasco". Lo que no tengo claro si Bizkaia da parte de lo recaudado a la autonomía vasca y este a su vez al Estado (en este país de burocracia no me estrañaría) o Bizkaia paga directamente al Estado. Si es la primera opción yo soy partidario de lo segundo.



    El problema es cuando este montaje lejos de mantenerlo por eficacia y comodidad para todos, se combierte en un arma política, en un tira afloja entre estado y autonomía, en un arma política. Por ejemplo, oirás decir a los nacionalistas que el cupo es el dinero que pagamos los vascos por los servicios que presta el estado en el país vasco. Nunca les oirás decir que los vizcainos pagamos a la autonomía por lo servicios que esta presta en vizcaya por las competencias no trasnferidas al territorio (como la polícía vasca) ya que yo pago impuestos a la diputación, no a la autonomía.

    ResponderEliminar
  4. Y a tu comentario sobre "los más pequeños disfrutarán del euskera fuera de las aulas", también se puede hacer otras preguntas: ¿Que impide ahora que usen el euskera fuera de las aulas? Por que tal como lo dicen parece que hasta ahora algo les impedía usarlo, y, ¿Por que consideran que tienen la intención de hablar euskera fuera de las aulas? ¿Por que consideran que ahora no disfrutan cuando hablan y juegan en castellano (o arabe, o chino, o....)?

    ResponderEliminar
  5. Siento entrometerme en una cuestión que no me atañe, pero voy a opinar.

    El cupo vasco sea de una u otra forma es un anacronismo. Estoy de acuerdo en que si un ente regional (sea CA o Provincia/Estado federado) dispone de unas competencias propias que tiene que ejercitar, necesita un presupuesto y unos ingresos propios.

    Ahora bien, esos presupuestos e ingresos deben acordarse de forma conjunta y simétrica para el general de los territorios de la Nación, y no de forma particular y desigual.

    En base a esto yo defiendo hipotéticamente un acuerdo nacional entre la Federación/Estado Central (que no Estado, que es la suma de la centralidad y los entes autónomos) y los estados/comunidades autónomas en materia de presupuestos e ingresos de los Gobiernos, de forma que se repartan los impuestos directos e indirectos en base al interés general, quedando las tasas y los precios públicos repartidos en función del criterio de la competencia.

    Claro que yo formulo mi idea en un sentido hipotético.

    ResponderEliminar
  6. ¡Por supuesto que te atañe!

    Ese acuerdo ya existe y se llama financiación autonómica.

    En cualquier caso no quiero desviarme del tema: el totalitarismo y fascismo que implica que una cosa que está para servir a los ciudadanos se dedique a decidir si nuestras vidas son normales o no.

    En una democracia avanzada esta noticia hubiera salido en primera plana con letras grandes: EL AYUNTAMIENTO INSULTA A LOS BILBAINOS Y LOS CALIFICA DE ANORMALES.

    En una democracia avanzada esto sería un gran escánlado y alguien dimitiria.

    ResponderEliminar
  7. Perdona que te pregunte estas cosas, RB, pero es que no se ven muchos vascos regeneracionistas (y menos aún republicanos) por estos lares. Es más, yo creo que eres el primero.

    Por eso tu opinión sobre el cupo vasco y otros temas propios de tu región, como la policía autónomica, resultan de especial interés.

    Y aunque sean comentarios fuera de tema, quiero preguntarte si estás a favor de mantener el concierto económico vasco (que no entra dentro del sistema de financiación de las autonomías de régimen común) o si por el contrario te inclinas por derogarlo y que exista simetría financiera en toda la nación. O si en todo caso prefieres extender el modelo vasco al resto del estado.

    Un saludo y espero no resultar muy pesado.

    ResponderEliminar
  8. Sí y no, el sistema de financiación actual es consensuado pero no es simétrico ni mucho menos general. Los regímenes económico-fiscales de Vascongadas y Navarra ya suponen una situación particular y priviligiada de dos territorios frente al resto del conjunto del país.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Es que aquí ser algo distinto del nacionalismo tiene sus peligros. Por eso en estos lares no se puede debatir tranquilamente de ciertos temas tomandote una birra.

    La verdad es que nunca me he sentado a reflexionar sobre el tema del concierto vasco. Mis prioridadres regeneracionistas van más por la separación de poderes, abolición de las listas cerradas, etc...

    Aunque se suprimiera el concierto vasco seguiría sin haber simetría fiscal. Por ejemplo, los ayuntamientos tiene sus propios tributos, lo que significa que dependiendo de donde vivas pagarás diferentes tasas municipales. Además que la Constitución garantiza que la carga fiscales son las mismas vivas donde vivas. Y hoy por hoy básicamente el IRPF vizcaino es igual al del resto del Estado (del guipuzcoano y alavés no te puedo decir).

    Y no extendería el modelo vasco al resto del Estado. Ya vemos que los políticos se comportan como críos de guardería y teniendo 17 sistemas diferentes....

    ResponderEliminar
  10. Lo que no se puede es hacer un regeneracionismo discriminativo y denunciar unas injusticias pero no otras. Una de las principales causas por las que España no es una democracia es por la falta de igualdad ante la ley, tanto de ciudadanos, como de territorios. Y en este sentido juega un papel fundamental el concierto económico vasco. Según ha calculado Mikel Buesa, profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, por cada euro que las Vascongadas o Navarra aportan al estado, el resto de la nación devuelve a esas dos regiones nada menos que ocho euros, lo que convierte al cupo en un privilegio inaceptable, más aún cuando se trata de dos de las autonomías más ricas de España. De ahí que el propio Mikel lo haya denominado “el pufo vasco”.

    Eso no es comparable con la desigualdad entre las tasas municipales, algo que no solo es inevitable (puesto que no todos los ayuntamientos prestan los mismos servicios ni tienen los mismos gastos) sino que además es aconsejable ya que aumenta la competencia entre los municipios. Aplicar este razonamiento al cupo vasco sería un insulto para el resto de autonomías, puesto que la rebaja del impuesto de sociedades, por ejemplo, la hace el gobierno vasco a costa de que la carga fiscal de Vascongadas la soporta el resto de España. Esa es la gran diferencia.

    ResponderEliminar
  11. A eso me refería por crios de guardería. El concierto vasco que consiste básicamente en que las diputaciones recaudan los impuestos en nombre del estado, y esto no es intrínsecamente malo.

    El problema surge cuando existe una clase política acomplejada, más interesada en insultarse que en debatir. Y no hay ningún partido (quizás con la excepción de UPyD) que exponga eso mismo que has dicho con naturalidad y con ganas de debatir sanamente.

    Evidentemente en esto se contradice el nacionalismo, argumentan que el cupo es el dinero que paga "euskadi" por los servicios que presta "españa". Si es así, ¿Por que españa paga dinero a euskadi?

    Por cierto, ¿No tendrás algún dato de lo que paga Vizcaya a Euskadi y cuanto le devuelbe el mismo?

    Una solución es eliminar el cupo vasco, otra que el estado cobre sus impuestos por un lado y las autonomías por otro. Algo similar a los EEUU.

    ResponderEliminar
  12. Que las diputaciones recauden impuestos en nombre del estado no es malo (*) siempre que sea una práctica común a toda la nación y no un privilegio de unas regiones.

    (*)Aunque dejar la recaudación de impuestos en manos de políticos nazi-onanistas me parece una temeridad.

    El "estado español" paga dinero a "Euskadi" (por cierto, nombre que se inventó el protonazi Sabino Arana, en un desconocimiento profundo de la gramática vasca, ya que el sufijo -di se utiliza solo para los vegetales y no para personas) por mala conciencia, por ser un estado opresor. O quizá es porque los maketos somos tontos perdidos y los abertzales (únicos vascos verdaderos) una raza superior, y por tanto hay que darles dinero, a modo de ofrenda o sacrificio que se le hace a un dios.

    En cuanto a tú pregunta, no sé lo que paga Vizcaya a Vascongadas. De hecho no creo que ese dato trascienda, porque tanto en la diputación como en el gobierno vasco mandan los mismos, así que todo queda en familia.

    ResponderEliminar
  13. siempre que sea una práctica común a toda la nación y no un privilegio de unas regiones. (*) A eso es lo que me refería. Es malo siempre que sea un arma política.

    Ese es el modelo de los EEUU (si no me equivoco). El gobierno federal recauda sus impuestos, los estados los suyos, los municipios los suyos. No existe algo parecido al IRPF, que pagas una vez y luego se lo reparten las diferentes administraciones. Me gusta este modelo. Se iva a acabar la tonteria de que las autonomías gasten indiscriminadamente por que es papa estado (si, ese estado opresor y fascita) quienes pagan las facturas. Me recuerda al adolescente que se gasta su paga y luego va a su padre reclamandole más "cupo". Se iva a entrar un una dinámica de responsabilidad de las autonomías. La principal pega es una mayor incomodidad para el ciudadano.

    O directamente podemos optar por otro camino, suprimir las autonomías. nos quitaríamos muchos gastos. Por ejemplo, la ETB tiene 5 canales de tv (estoy esperando que se me consulte sobre si deseo seguir sosteniendo 5 canales de tv obligatoriamente).

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.