sábado, 19 de marzo de 2016

Nueva forma de hacer negocios

Esta semana ha abierto un nuevo negocio en una de las lonjas de mi edificio. En su página web se puede leer que realizan obras de restauración de fachadas, tejados, remodelación y diseño de interiores,... Cualquiera pensaría que es una empresa digamos potente, con muchos empleados, almacenes, herramientas,... Nada más lejos de la realidad: La empresa tiene un único trabajador que además es el propietario, y el patrimonio se limita a un portátil, un móvil, una mesa y tres sillas.

Entonces, ¿Como es posible que pueda abarcar tanto? La respuesta es un nuevo modelo de negocio: Subcontratar todo. O lo que es lo mismo: Si hay que comprar un taladro, yo no quiero saber nada, que sea otra la empresa que tenga que asumir el coste de comprarlo y almacenarlo. Es una forma "parásita" de hacer negocios.

Comprendo que hay ciertas actividades que es razonable que se subcontrate, pongamos la limpieza del local. ¿Vas a tener en propiedad la máquina abrillantadora de suelos? Pero si tu actividad es la restauración de fachadas y subcontratas la restauración de fachadas, ¿Para que sirves? ¿Que valor aportas? ¿No te convierte en un cero a la izquierda completamente prescindible? Solo estás en medio de la cadena para pillar un trozo de la tarta, procurando aportar lo menos posible.

Entradas relacionadas:

viernes, 4 de marzo de 2016

Lengua propia

Uno de los términos más sorprendentes de la verborrea nacionalista es el de "lengua propia". Resulta que el idioma que yo hablo, que hablan mis padres, o que hablaron mis abuelos no es mi "lengua propia". No, no, no. Mi "lengua propia" es el euskera, porque sí.

Algunos nacionalistas van un poco más allá y explican que es mi "lengua propia" no porque a ellos les salga de los cojones como pueda parecer, sino porque mis antepasados hablaban euskera. En primer lugar que mis antepasados hablaron euskera está por ver. ¿Lo pueden demostrar? ¿O solamente lo dicen porque es lo que les conviene? Y aunque así fuera, se plantearía la siguiente pregunta: ¿Y qué? Porque ¿Cuanto tiempo atrás nos retrotraemos? ¿100 años? ¿1.000 años? Cojamos los últimos 100.000 años. Si ponemos una media de 4.000 años por idioma, en este periodo mis antepasados han podido hablar 25 idiomas diferentes. Entonces, ¿Por qué quedarnos solamente con el euskera en el supuesto caso de que algún antepasado mio lo hubiera hablado? ¿Otra vez porque es lo que le conviene al nacionalista? Si lo que define mi "lengua propia" es algo que supuestamente hablaron mis antepasados. Entonces, ¿Que hay de esas otras 49 lenguas? ¿No serían mi "lengua propia? ¿Y porque una lengua que hablaron mis antepasados cercanos como mis abuelos no cuenta para determinar mi "lengua propia" si son antepasados míos?¿A partir de cuantos años atrás empieza a contar las lenguas de mis antepasados como mi "lengua propia"? ¿A partir de los bisabuelos? ¿O es de los bisabuelos de los bisabuelos? ¡Que confuso es la melonada de la "lengua propia"!

¿Por qué no extendemos este criterio a otras manifestaciones humanas como la religión? ¡Oiga! Su "religión propia" no es el cristianismo, es la adoración a las hadas del bosque porque yo afirmo que sus antepasados adoraban a las hadas del bosque.

Por otro lado, la política de "normalización" lingüística nacionalista, ¿No está creando futuras generaciones de individuos sin "lengua propia"? Parece que les preocupa que la gente no tenga lo que ellos llaman "lengua propia", y sin embargo sus políticas tienen el efecto de generar individuos que carecen de lo que ellos llaman "lengua propia".

Por que al final todos estos rollos macabeos son la excusa para llegar a la "conclusión" (previamente establecida): Vas a aprender euskera por cojones.

PD: En estos días han anulado una ley de la autonomía catalana que obligaba a los empleados públicos a comunicarse entre sí exclusivamente en catalán. Esa ley supone por una parte el reconocimiento de facto de que los funcionarios si pueden elegir prefieren castellano (si eligieran todos libremente usar el catalán, no hubieran promulgado esa ley), y por otra el reconocimiento de que el nacionalismo es fascismo (sueño con una sociedad así o asao, así que a todo aquel al que tenga la oportunidad de obligarle a ser así o asao, le obligaré a ser así o asao) aunque se les llene la boca del "derecho a decidir".