viernes, 2 de octubre de 2015

Banderas en el Ayuntamiento de Barcelona

Muchos ya habrán visto esta imagen. Fue capturada hace unos pocos días en la balconada del Ayuntamiento de Barcelona con motivo de unas fiestas locales.

La mayoría de los mass-media nacionales, muy en su línea, se han quedado con la imagen inmediata: Dos grupos de paletos peleándose patéticamente por dos trozos de tela. Algunos internautas han elaborado fotomontajes en los que se les presenta como adolescentes de un club de fans. Para aquellos españoles que no viven en una sociedad infectada por un virus nacionalista, esto es lo que pasó. Sin embargo lo acontecido es mucho más profundo.

Una de las prioridades del nacionalismo es desplegar una ingeniería social que sin prisa pero sin pausa vaya colonizando cada recodo de la sociedad, milímetro a milímetro. Pero no de cualquier forma, sino de una forma muy específica: El objetivo es impregnar en el subconsciente de los ciudadanos que el nacionalismo es el orden natural de las cosas, en especial a través de aquello que tiene mucha extensión en la sociedad.

Alguno quizá se está preguntando que tiene que ver esto último con la escenita de las banderas. Pues bien: Esa escenita es uno de esos milimetros. Los peperos reaccionaron correctamente. Si no hubieran reaccionado de esa forma, hubiera sido un reconocimiento implícito de que existe un mayor derecho a colgar esa bandera, un mayor derecho a que esté presente, de que lo natural es que esté esa bandera esté colgada, como es natural que las ventanas del ayuntamiento tengan cristales; un milímetro más conquistado. Desplegar la bandera rojigualda transmitió el mensaje de que si tu te crees que puedes estropear las fiestas poniendo tu bandera, yo pongo la mía, porque si tu tienes derecho a colocar la bandera de tu antojo, yo no voy a renunciar y reclamo el mismo derecho a poner la bandera de mi antojo. El milímetro, esta vez, no fue conquistado.

Entradas relacionadas

1 comentario:

  1. Estupendo post, don República. Y también yo doy mucha importancia a ese detalle de que los nazios tratan siempre de cubrir todos los espacios (mercantil, político, educativo, sindical, judicial, asociativo, deportivo, etc) en el sentido de que nada qtenga que ver España con todo ello.

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.