viernes, 1 de agosto de 2014

Emily Rosa

A sus 11 años Emily Rosa tenía un problema, tenía que buscar un proyecto de ciencias para el colegio. Poco tiempo antes había odio hablar del "toque terapéutico". Lo de "toque" es un decir, porque una de las características de la supuesta terápia es la ausencia de contacto físico entre terapeuta y paciente: El terapeuta pasa sus manos por encima del cuerpo del paciente sin llegar al contacto, percibiendo y reorganizando unas "energías" curando de esta forma los males del paciente. Pensó que un buen proyecto de ciencias sería poner a prueba esa supuesta terapia, terapia que por aquel entonces estaba muy extendida en los hospitales de EEUU.

Para ello diseñó un sencillo experimento: Sobre una mesa se colocaría un panel vertical con dos agujeros en los que el terapeuta introduciría sus manos. Emily estaría al otro lado del panel. Con una moneda al aire elegiría sobre cual de las dos manos del terapeuta colocaría sus manos, y el terapeuta tendría que indicar sobre cual de sus dos manos estaba la mano de Emily. El terapeuta dispondría de todo el tiempo que necesitara para contestar, y podría ver a  Emily en persona con antelación para percibir ese supuesto campo. El argumento de la prueba era simple: Si los terapeutas eran capaces de hacer lo que afirmaban ser capaces de hacer, tendrían que poder de indicar sobre cual de sus manos estaba la mano de Emily mediante la percepción de ese supuesto campo energético del cuerpo de Emily, y deberían acertar en la mayoría de las ocasiones, ya que en caso contrario difícilmente podrían reorganizar esas "energías".

Un total de 21 terapeutas aceptaron participar en el experimento, mostrándose todos ellos convencidos de que podrían pasar el experimento. Al finalizar el experimento se habían hecho un total de 280 ensayos. En una primera ronda los terapeutas acertaron un 47% de las ocasiones. En una segunda ronda, tras correcciones en el experimento por quejas de los terapeutas, tan solo acertaron un 41% de las ocasiones. El toque terapeútico había quedado tocado, y por extensión otras pseudociencias basadas en principios similares.

Este experimento no anula la posibilidad de que existan unos campos misteriosos campos en nuestros cuerpos cuyo desequilibro que puedan causar enfermedades (por otro lado poco probable dados los descubrimientos en medicina de los últimos 300 años). Lo que si demostró es que los terapeutas no eran terapeutas sino vulgares estafadores, y que los pacientes no eran pacientes, sino víctimas de una estafa.

Todos los detalles del experimento se pueden encontrar en la siguiente dirección: http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=187390


2 comentarios:

  1. Interesante demostración de la existencia de cuentistas por todas las esquinas.
    Nunca he creído en esos terapeutas ni sus parecidos como los autodenominados "quiro-prácticos".

    ResponderEliminar
  2. El experimento es realmente sencillo (muchos adultos tendríamos que aprender de esa niña), y poco se puede alegar en contra excepto que han participado pocos "terapeutas" y que se han hecho pocos ensayos. Como trabajo escolar de una niña de 11 años no está nada mal. Lo que si se puede alegar es que esos "terapeutas" vendieron como terapia algo que solo estaba en su imaginación, y que esa niña hizo lo que ellos debían haber hecho: Demostrar que esa teoría es real antes de venderla como real.

    En esta ocasión pasó como en todas las ocasiones que se le demuestra empíricamente a alguien que cree tener unos poderes mágicos, que no dispone de tales poderes: Antes del experimento se muestra convencidos de poder pasar el experimento con éxito, después del experimento todo son excusas para justificar el resultado. Al fin y al cabo estamos ante creencias.

    Mucha de esta gente no son estafadores propiamente dicho, ya que hacen lo hacen con sus mejores intenciones, pero eso no quiere decir que por eso no sean perseguibles judicialmente, como el cirujano que accidentalmente deja instrumental quirúrgico en el interior del paciente.

    Actualmente la pseudociencia más extendida es la homeopatía.

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.