martes, 26 de agosto de 2014

Discriminación racial

Suceso: Unos padres abandonan a su suerte a su bebé de pocos meses en una patera para enviarlo para España esperando que por el mecanismo de reagrupación familiar ellos puedan entrar y quedarse en España, sin saltar vallas ni coger balsas. Y si la balsa desaparece siempre pueden engendrar más bebes y repetir el proceso.

No he escuchado ninguna declaración de onegetas, pero es fácil adivinar su posición: Los padres deben entrar en España, quedarse a vivir en España, darles una vivienda social y todo tipo de subsidios.

Si estuviéramos hablando de un bebe hijo de españoles autóctonos, el estado no estaría hablando de reagrupación familiar, sino de retirar la custodia a los padres. Es decir, racismo.

2 comentarios:

  1. Estupenda difusión de una barbaridad en la que nadie ha chistado en los Medios. Como dices, si fueran españoles los padres, serían enchiquerados por "intento de infanticidio".

    ResponderEliminar
  2. Esta noticia tiene dos partes: Una es el trato diferenciado por tener la piel de otro color.

    Pero además está la otra parte que no he mencionado: Si agrupan a los padres en España, mañana tendremos pateras llenas de bebes. Y esta parte es la que no entienden los buenrollistas: No estás salvando a este bebé, sino poniendo en peligro a otros bebes.

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.