sábado, 18 de enero de 2014

La deuda pública disminuye en 43 millones por segundo més consecutivo

Cuando uno lee ciertos titulares no sabe si reír o echarse a llorar. Estos días es fácil leer el titular "la deuda pública disminuye en 43 millones por segundo mes consecutivo"... eso sí después de que haya subido ¡un 14%! en el último año y casi alcance ¡El billón de euros! y el ¡93% del PIB!... a este ritmo necesitaremos ¡1937,99 años! para pagar la deuda (y eso sin contar intereses).

Y mientras el gobierno contentísimo, porque sigue emitiendo deuda a un ritmo alarmante y lo consigue colocar... Y para colmo, ¡Se emite deuda para pagar la deuda pasada! ¿A quien se le ocurre pedir un préstamo para pagar otro? Pues nada, sigamos endeudándonos. Me viene a la cabeza aquella deuda externa de la que tanto se hablaba en los años 90 que estrangulaba a países sudamericanos y africanos.

Pero tranquilos, que no pasa nada, invita la casa. La casta política parasitaria contenta, porque no es necesario tocar su mastodóntico estado. No será necesario eliminar cargos políticos, asesores, coches oficiales, consejeros en empresas públicas, enchufados, contratos públicos a los amiguetes,... o a inútiles como este, se emite unos cuantos miles de millones más para endeudar a la población durante siglos, y ya tenemos para pagar el whisky de sus señorías unos años más. ¡Que la fiesta no decaiga!

Por cierto, estos mismos días se puede leer otro titular: "Schäuble se marca como objetivo que Alemania tenga un endeudamiento cero para 2015". Vaya, que en Alemania hay gente que piensa con la cabeza. Alemania apuesta por no deber dinero a nadie y nosotros apostamos por seguir emitiendo deuda, mientras seguimos despotricando contra la malvada Merkel para sentirnos mejor.

3 comentarios:

  1. Es que estos sinvergüenzas viven en una realidad paralela, que en nada se parece a la de una persona de a pie.

    Pongamos por caso que eres el presidente del consejo de administración de una sociedad. La empresa va mal, no funciona, tiene deudas y no puede pagarlas. Al poco tiempo, entra en concurso de acreedores. Has demostrado ser un incompetente en el cargo y, consecuentemente (si no te han despedido antes), llegarán unos gestores que te apartarán y tomarán las riendas de la sociedad.

    Misma situación trasladada a la política (ejemplo real, uno de tantos):

    Gobierno municipal bipartito (coaligados con el único fin de evitar que gobierne la lista más votada por los ciudadanos). Como ocurre con todas las amistades de conveniencia, el contubernio tarda poco en resquebrajarse. Todos quieren más parte del pastel. Los casos de corrupción se suceden y van cayendo ediles y alcaldes (3 en una sola legislatura). Disidentes del grupo de gobierno empiezan a rebelarse en público y contravienen las normas internas del partido. Cada pleno se convierte en un bochornoso espectáculo circense, donde ya ni se sabe quién va contra quién. Escenas dignas del mismo Dante se producen a diario.

    Resultado: una ciudad a la deriva, sin gobierno, sin dinero, sin servicios y sin dignidad.

    ¿Y qué acciones se toman ante estos hechos esperpénticos? Absolutamente ninguna. Nadie interviene ese ayuntamiento, como se hace con las empresas, para imponer orden y expulsar a los que han demostrado ser tan incompetentes que no saben gestionarse ni a sí mismos.

    ¡¡ES UNA PUTA VERGÜENZA!!

    ResponderEliminar
  2. Ejemplos los hay miles. Sindicalistas (los mismos que hablan de los banqueros como si ellos no lo hubieran sido) y políticos llevan a la quiebra a las cajas de ahorros: No les pasa nada. Las tv públicas son agujeros negros (RTVV deja un agujero de 1.000 millones de euros) y no les pasa nada. No solo no les pasa nada sino que incluso les premian colocándole en alguna lista electoral, en algún ministerio, consejería, como asesor,... Esto también pasa con exconsejeros de grandes corporaciones que quebradas.

    Una aclaración sobre "coaligados con el único fin de evitar que gobierne la lista más votada por los ciudadanos": Es totalmente legítimo. Nuestro sistema no es presidencialista, es parlamentario. Esto es: Es la mayoría parlamentaria la que decide quien gobierna y no los votantes. Si el partido más votado obtiene un 40% de los votos y los restantes partidos se ponen de acuerdo para gobernar, es completamente legítimo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, sí, por supuesto, es totalmente legítimo. ¡Eso es lo triste! Conforme a la ley será legítimo, pero desde luego que no lo es conforme a la lógica ni a la ética.

    Realmente, nuestro sistema puede definirse como la antidemocracia. Las minorías prevalecen sobre las mayorías. Un modelo hecho a medida para que medren los parásitos regionalistas, a los que un puñado de votos en su circunscripción les otorga la llave del poder.

    En ningún otro país sería concebible un parlamento donde un partido regional es el tercero con más escaños. Cualquier extranjero que vea eso se tiene que descojonar de nosotros y pensar que somos gilipollas. Y está en lo cierto...

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.