domingo, 9 de junio de 2013

Perplejo me has dejado Rubalcaba

¿Que los empresarios no han moderado sus beneficios? Dos millones de empresas han desaparecido en estos cinco años. Esto es una moderación del 100% de sus beneficios. Y los empresarios que tienen la suerte de mantener sus negocios operativos, lo están haciendo con dificultades. ¿En que mundo vive usted?

Si cuando menciona la palabra "empresario" está pensando a los vinculados a tramas de corrupción política, como las que su partido ha montado en Andalucía, efectivamente, no han moderado sus beneficios hasta que se ha descubierto la corruptela. No necesitan moderarlos para ser más competitivos, siempre tienen chanchullo, siempre reciben contratos, subvenciones, recalificaciones,...

Si en España hay un colectivo que no se ha apretado el cinturón son ustedes, lastrosa y parásita clase política. Pero os da igual, seguís friendo a tasas, burocrácia, regulaciones, inspecciones,... a quien pretende abrir un negocio... pobrecillos... no vaya a ser que no llegue para pagaros los cochazos oficiales, los sueldos de vuestros "asesores", las subvenciones para los amiguetes... Apadrina a un político.

Por cierto, ¿Que sabe usted de montar empresas que lleva toda su vida viviendo de la política? ¿Cuantas empresas dice que ha creado? ¿Cuantos años como autónomo dice que ha trabajado?

Y deje de soltar discursos como si nada tubiera que ver en la penosa situación económica que vivimos. Y no me venga con que el PP lleva año y medio en el gobierno, que eso no le exime de responsabilidades.

domingo, 2 de junio de 2013

En España no hay una corrupción generalizada

En varias ocasiones, y en a tenor a la avalancha de casos de corrupción, varios políticos han afirmado que en Hispanistán no existe una corrupción generalizada.

Debo darles la razón. Aquel que afirme que en España existe una corrupción generalizada miente descaradamente. En España no existe una corrupción generalizada, sino un saqueo generalizado. Los partidos han tomado al estado (incluyendo entidades como cajas de ahorros) como un botín de guerra.