domingo, 21 de febrero de 2010

Algunos problemas de nuestra economía (II)

  • La burocracia. En España abrir una empresa es una carrera de obstáculos: se tarda 47 días y 10 pasos. En Nueva Zelanda se requiere un único trámite, en Australia se tarda dos días, tres en Canadá. Singapur, Georgia, Albania, Afganistán o Camerún ponen más facilidades para abrir empresas que aquí. Todo esto es tiempo y dinero en papeleo absurdo. Un ejemplo: cuando solicitas la prestación del desempleo en el INEM, el INEM pide la fotocopia del último contrato, ¡DOCUMENTO QUE YA TIENE EL INEM! ¿Para que nos piden una fotocopia de un documento que ya tienen?
  • La capacidad de la administración para hacer negocios "redondos". Una empresa como consecuencia de la bajada de ingresos ha de decidir entre despedir gente y pagar los impuestos o no despedir a nadie y no pagar impuestos. Opta por lo segundo. La administración embarga la empresa por lo que la empresa cierra. El resultado:
  1. Personas que antes tenían trabajo ahora están el la cola del paro. Antes su preocupación era que la empresa aguantara unos meses más, ahora su preocupación es cuanto tiempo tardarán en conseguir un nuevo empleo.
  2. Destrucción del tejido empresarial: una empresa menos.
  3. Para la administración: si, recupera los impuestos que la empresa le debía, a cambio de dejar de ingresar varias veces esa misma cantidad en concepto de IRPF de los trabajadores, además de tener que poner dinero para pagar el paro a los nuevos desempleados. Todo un "negociazo" para la administración.
  4. Subida de impuestos: hay que compensarla reducción de ingresos y el aumento de gastos del punto 3.
¿Hay alguien en la administración que tenga dos dedos de frente?

sábado, 13 de febrero de 2010

Algunos problemas de nuestra economía

  • Tenemos que mantener 72 gobiernos con todo lo que supone: presidente, parlamento, coches oficiales, despachos, asesores, boletín oficial, burocracia, más regulaciones, más tasas..... lo que se traduce en impuestos. ¿De verdad necesitamos 72 gobiernos para administrar un país de 40 millones de habitantes? ¿Nos es rentable y útil?
  • Subcontratación anidada: Desde que hace cinco años el trabajador T entro a trabajar en la empresa E1, nunca ha pisado sus instalaciones, su único contacto con E1 es la nómina que cobra de E1. Empezó haciendo la entrevista y la firma del contrato en las instalaciones de la empresa E2, empresa subcontratada por E1 para seleccionar el personal. Desde que se incorporó a E1 lleva trabajando en las instalaciones de la empresa E3. Después de este tiempo y dado que se queda a comer en el office de E3 todos los días conoce a todos sus compañeros, 250 personas, unas 25 subcontratas. Ninguno de ellos cobra una nómina de E3 y todos al igual que él son subcontratas. El único que se sabe que cobra una nómica de la empresa E3 es el director (oficialmente E3 tiene una plantilla de dos trabajadores: el director y su secretaria), el cual solo ha aparecido por las instalaciones de la empresa E3 un par de veces con una despampanante rubia que dice que es su secretaria pero que todo el mundo sabe que es su amante (antes se prostituía). Eso si, llegaron en un Audi de 70.000 euros y lleva un rolex de oro. A pesar de que E3 se dedica a proyectos porche (vease "Memorias de un ingeniero"), sigue consiguiendo contratos con la administración gracias a que un primo del director es un director general en el gobierno autonómico; si no fuera por ello, E3 no existiría. ¿De verdad que una economía puede ser sostenible y rentable con un esquema tal?