sábado, 6 de septiembre de 2008

Televisiones públicas

Siempre me he preguntado - y en la actualidad más aún - cual es exactamente la utilidad de las televisiones públicas en pleno siglo XXI, existiendo la TDT y sus más de 20 canales; Internet con sus diarios digitales, blogs, podcasts; la radio, etc...

Argumentan que la televisión pública tiene una función social, función social que según ellos no tienen las televisiones privadas ya que responden a la malvada ley del mercado, algo que por supuesto es injusto y antisocial. Dicho de otra forma, les parece bien y justo que sea un individuo (un político) quien decida cual es la programación y les parece mal que sea la sociedad quien lo decida cuando los individuos deciden ver una programación y no otra (ley del mercado). ¿Para que sirve producir un programa que tiene "interés social" si nadie lo ve?

Esto mismo es extrapolable al cine "español", solo que en este caso se decide indirectamente que película se produce y cual no en base a decidir si se subvenciona o no la película.

Hoy en día todo grupo social que intente transmitir su opinión lo hace a través de Internet, no intentan buscar un espacio en las televisiones públicas. Las televisiones públicas solo tienen un interés, interés político: permite tener unos cuantos cargos políticos más donde encajar a los del partido de turno y además se puede usar como órgano de propaganda política que le sale gratis al partido en el poder. ¿Para que queremos seguir pagando unas televisiones públicas que solo sirben a

Pero habría que ir más allá de la privatización de todas las televisiones públicas, también hay que replantearse el sistemas de concesión de licencias de emisión, que dejan en manos de una decisión política que televisiones o radios pueden emitir o no, por lo que si alguna quiere dar información que al político de turno no le gusta, solo tiene que no renovarles la licencia y la censura legal se activa.

Y ahora yo pregunto: ¿Que mayor interés social puede tener que privatizarlas y que la sociedad dejemos de sostenerlas con nuestros impuestos y que por tanto nos quiten menos dinero de nuestras nóminas?.

9 comentarios:

  1. Bueno, estoy substancialmente de acuerdo con la exposición. ¿Qué función social más que la de deshacerse de mastodontes presupuestarios que son poco rentables e invertir el dinero liberado a otros fines?

    Yo estoy a favor de privatizar (no así las infraestructuras pertinentes de cada sector por razones de Estado) ciertas instituciones públicas no financieras, oséase empresas, como Renfe-Adif o RTVE e ídem con la gestión de la Sanidad y la Educación, con vistas a hacerlo también con ciertos servicios sociales anexos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. hummmmmm, el único problema que hay en la privaticación de la sanidad y educación es que la capacidad de los individuos al acceso a los mismos depdende de la capacidad económica de los mismos.

    ResponderEliminar
  3. Claro que habría que privatizarlas, pero no creo que nos vayan a bajar los impuestos por eso, ni tampoco que vayan a utilizar el dinero en cosas más útiles. Siempre encontrarán alguna imagen corporativa que cambiar y en la que dejarse 600 millones de €.

    ResponderEliminar
  4. 600 millones €? ¡no me jodas que nos costado eso el cambio de imagen de RTVE!

    La pregunta la sigo manteniendo: Si se privatiza, ¿Como evitais que la capacidad de acceso a esos dos servicios sea universal y no dependa de la pasta que cada uno tenga?

    ResponderEliminar
  5. No, por que la privatización de la gestión sólo supone que el funcionamiento habitual de los hospitales y colegios sea privado, pero sean de titularidad y uso público. Así el Estado, mal gestor, se ahorra un dineral que puede reinvertir y deja al sector privado, más eficiente y mucho más propenso a rentabilizar al máximo los recursos disponibles, la llevanza ordinaria de esos servicios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Luego está la doctrina del liberalismo tecnológico de las escuelas liberales de Chicago y Virginia, a las que pertenecieron Hayek, Friedman y Buchanan.

    Por su parte, Friedman defendía la libertad del contribuyente de elegir el servicio que le resultase más apropiado según su criterio, y entonces el Estado pagaría los gastos ocasionados. Yo creo que se ahorraría y se rentabilizaría mejor el presupuesto social, puesto que no todos gastamos lo mismo de sanidad, educación, becas o pensiones.

    Saludos, y perdón por hacer dos comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la aclaración.

    No hay nada que perdonar, la información nunca está de más.... sobre todo aquella que NUNC va a salir en ls TV públicas.... ya que cumplen una función "social"....

    ResponderEliminar
  8. ¿Como se calcularía cual es el máximo que el estado pagaría al ciudadano para cubrir esos gastos?

    Es una pregunta que siempre me hago cada vez que oigo hablar del cheque educativo.

    ResponderEliminar
  9. Pues por ejemplo, el ciudadano remite la factura a la tesorería de la Seguridad Social y esta contabiliza el gasto. Hay muchas y complejas formas de contabilizar el gasto procedente de servicios o bienes privados que tienen utilidad pública.

    Saludos.

    ResponderEliminar

El propietario del Blog elude toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.

Este blog pasa a moderación. Pueden pasar bastantes días hasta su publicación.

Este es un espacio libre de euskera. Como zona libre de euskera, no será publicado ningún comentado escrito en el puto euskera.